< Volver a la programación

Cine: Crónica de Anna Magdalena Bach 18 feb 2017 / 19:30

Cine: Crónica de Anna Magdalena Bach

Cine: Crónica de Anna Magdalena Bach



Proyección de la película Crónica de Anna Magdalena Bach (Chronik der Anna Magdalena Bach), producción de la RFA dirigida por Jean – Marie Straub y Danièle Huillet, con introducción de Ibis Albizu, presentadora del ciclo Coda en movimiento

La película fue nominada al Oso de Oro en la Sección Oficial del Festival Internacional de Cine de Berlín y ganó el Trofeo Sutherland en los Premios del Instituto Británico de Cine, ambos en 1968.

Entrada general: 3€

Abono del ciclo completo 22€. A la venta únicamente en taquilla, incluye acceso a todas las actividades y espectáculos del ciclo.

Entrada gratuita para Amigos del Museo, alumnos y empleados de la Universidad de Navarra.

CRÓNICA DE ANNA MAGDALENA BACH

Dirección Jean – Marie Straub y Danièle Huillet

Música Johann Sebastian Bach

Duración 94 minutos

La película presenta una crónica de la vida de Johann Sebastian Bach centrada casi enteramente en el diario de su mujer y en su música. En ella, Gustav Leonhart, el conocido intérprete de clavicordio, interpreta el papel de Bach.

ROGER SALAS

Roger Salas es el comisario del ciclo Coda en movimiento desde su primera edición.

Es el crítico de danza y ballet del periódico EL PAÍS desde hace 28 años y está considerado como uno de los mayores expertos de Europa en la materia. Como crítico y cronista, ha sido testigo ilustrado de los más importantes acontecimientos de la especialidad a nivel mundial, premiado y reconocido por la profesión del ballet en los más exigentes foros de actuación desde la Bienal de Venecia hasta el Teatro Mariinski de San Petersburgo o el Teatro alla Scala de Milán.

Nació en Holguín (Cuba) y emigró a Europa en 1982.

Además de ofrecer conferencias en diferentes partes del mundo, ha publicado dos libros de cuentos, una novela y varios ensayos sobre ballet, ciencia coréutica y danza española, además de numerosos artículos. Roger cree, como dijera Maya Plisetskaia un día, que "la danza salvará al mundo".