< Volver a la programación

Nuevas lecturas en torno a la colección: Ruiz Balerdi 21 nov 2017 - 20 may 2018

Nuevas lecturas en torno a la colección: Ruiz Balerdi

Nuevas lecturas en torno a la colección: Ruiz Balerdi



Balerdi desmenuza la pintura, creando una serie de formas aleatorias que protagonizaron sus obras, de factura rápida, mental, en la que la agilidad y premura del trazo impedía al subconsciente la creación de formas concretas y definidas. Dentro de este marco se insertan una serie de piezas, a menudo formando trilogías, en las que las formas se van disolviendo, intervenidas hasta la extenuación por el pintor.

Gris Vacío. Rafael Ruiz Balerdi   El Museo busca nuevas lecturas de la pieza de su colección Gris vacío III,  perteneciente a la donación de María Josefa Huarte. Junto a ella, en la sala, pueden verse Gris Vacío I y Gris Vació II, pertenecientes a colecciones particulares de Madrid y Bilbao. Se trata de obras que homenajean a Velázquez, a su trazo suelto y ágil, a sus retratos de infantas y reinas en los que no prima el detallismo, sino la pincelada suelta, y a su construcción en base a manchas de color, aplicadas de manera rápida y audaz, que al observarse en detalle se convierte en masas de color desestructuradas, sin forma ni definición. Balerdi construye estos lienzos en base a los grises, aplicados una y otra vez, desde la parte superior a la inferior, desestructurando las formas, de manera rápida y ágil, destruyendo la pintura mediante la superposición de trazos vibrantes y nerviosos, en líneas que se mezclan y desaparecen. En estas obras introduce la luz mediante la utilización de blancos, también constantemente trabajados, a lo que añade en Gris vacío II toques de ocre dorado y en Gris vacío III pinceladas de rosa, que de manera sutil definen volúmenes, en ordenaciones circulares.

 

RAFAEL RUIZ BALERDI

  Formado en la escuela de Artes y Oficios de San Sebastián, en 1955, y gracias a una beca, se trasladó a Madrid, ciudad en la que recibió clases en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y en el Círculo de Bellas Artes. En 1958 participó en la Sección de Pintores Jóvenes de la XXIX Bienal de Venecia y en la Pittsbourgh International Exhibiton del Carnegie Institute. En estas fechas realizó tres viajes a Paris, donde conoció de cerca las vanguardias artísticas, orientando su pintura hacia el informalismo gestual. Estuvo becado en Madrid por Juan Huarte entre 1963 y 1972, año en el que participó en los Encuentros de Pamplona, patrocinados por los Huarte. En 1973 regresó definitivamente a San Sebastián, ciudad de la que nunca se desligó, sintiéndose muy involucrado con su desarrollo cultural, ya que en 1966, y junto a otros artistas, había fundado el grupo Gaur. Durante los últimos años de su vida pasó los inviernos fuera de San Sebastián, muriendo accidentalmente en Altea en 1992.

 

 

TRÍPTICO INFORMATIVO DE LA MICROEXPOSICIÓN