< Volver a la programación

Orquesta Sinfónica de Navarra 10 mar 2016 / 20:00

Orquesta Sinfónica de Navarra

Orquesta Sinfónica de Navarra



Concierto de la Orquesta Sinfónica de Navarra

Dirigido por Iñigo Pirfano y con la interpretación de la mezzosoprano Ahinoa Zubillaga.

 

La actual OSN fue fundada por Pablo Sarasate en 1879 y es, en la actualidad, la orquesta profesional en activo más antigua de España. 

Precios*: 24 euros (patio) y 18 euros (anfiteatro)

              *Descuentos para Amigos del Museo (según modalidad)
              *20% de descuento para alumnos y empleados de la Universidad de Navarra

COMPRAR ENTRADAS

PROGRAMA

1ª PARTE
- El preludio de El Caserío, Jesús Guridi
- El Amor Brujo, M. de Falla
Mezzosoprano: Ainhoa Zubillaga

2ª PARTE

- Sinfonía nº 7 en Re menor op. 70. A. Dvorák

Orquesta Sinfónica de Navarra

Director. Íñigo Pirfano
 

 

   

  Ainhoa Zubillaga   Orquesta Sinfónica de Navarra   Íñigo Pirfano

 

AINHOA ZUBILLAGA

Aborda un extenso repertorio tanto en recitales como en conciertos sinfónicos y de oratorio.

Ha participado en  numerosos Festivales, ciclos, salas y auditorios de Austria, Cuba, España, Francia, Gran Bretaña, Holanda, México, Polonia, República Checa 26 (Musikverein, Halle aux Grains, Teatro Real, Auditorio Nacional, Teatro Monumental, Quincena Musical, Festival Mozart de La Coruña, Festival de Nantes, Semana Música Religiosa de Cuenca 26) ante prestigiosas orquestas (Nacional de Rusia, Nacional de Letonia, Nacional de Lyon, Capitolio de Toulouse, Sinfónica de Viena, Sinfónica de Galicia, Sinfónica de Baleares, Real Philarmonia de Galicia, RTVE 26) y dirigida por maestros como Ceccato, Griffiths, Kout, López Cobos, Mena, Victor Pablo Pérez, Pletnev, Pons, Ros Marbá, Wilson 26

En el campo operístico, ha intervenido en varias producciones de A.B.A.O, Quincena Musical, Temporada de Ópera de Las Palmas, Málaga, Teatro Real de Madrid, Auditorio de Lyon, Halle aux grains 26

Colabora como solista invitada con diversos grupos de música antigua. 


ORQUESTA SINFÓNICA DE NAVARRA

La actual OSN, la orquesta profesional en activo más antigua de España fue fundada por Pablo Sarasate en 1879.

La OSN abarca el más amplio repertorio, colabora habitualmente con solistas y directores de renombre mundial y es considerada una de las mejores orquestas del panorama español, asiduamente invitada a salas de conciertos y festivales del máximo rango nacional  e  Iternacional, entre los que cabe destacar en los últimos años las reiteradas invitaciones al Théâtre des Champs Elysées y al Théâtre du Châtelet de París, así como su reciente gira para Universal Music por las principales salas de concierto de capitales europeas (Konzerthaus, Concertgebow, Gasteig, Smetana Saal, Festpielhaus-Baden Baden, etc.).

En la actualidad la OSN tiene como Director Titular y Artístico al maestro Antoni Wit.


ÍÑIGO PIRFANO

En 1997 ingresa en la Universität für Musik und darstellende Kunst "Mozarteum" de Salzburgo (Austria), donde estudia Dirección de Orquesta, Coro y Ópera. Allí se diploma en Dirección, obteniendo la más alta calificación (Auszeichnung). Dirige, con gran éxito, el concierto extraordinario del Schloss Frohnburg del Mozarteum de Salzburgo, en el que, además de interpretar obras de Stravinsky y Falla, estrena obras de jóvenes compositores del Seminar für neue Musik de dicha escuela. Posteriormente realiza estudios de perfeccionamiento con Sir Colin Davis en Dresde y con Karl-Heinz Bloemeke y Kurt Masur en Detmold (Alemania). Culminó su formación académica con un master en Dirección Coral por la Universität für Musik de Graz (Austria), y con un año de prácticas (Hospitanz) en la Ópera de Nuremberg, junto al maestro Marcus Bosch.

Ha dirigido en algunos de los más importantes auditorios de España, Alemania, Austria, Polonia y Brasil, con orquestas como la Orquesta Sinfónica de Euskadi, Sinfónica de Bilbao, Filarmónica de Stettin, Frohnburg Ensemble de Salzburgo, Orquesta del Bundeswettbewerb Jugend Musiziert, Blutenburg Kammerphilharmonie München, Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia, etc. obteniendo siempre el elogio unánime de la crítica y el público. En 2002 tuvo lugar su debut operístico con una producción de El Retablo de Maese Pedro de Manuel de Falla muy alabada por la crítica especializada-, con ocasión de un homenaje del Círculo de Bellas Artes de Madrid a la figura de Miguel de Cervantes. Es fundador y director titular de la Orquesta Académica de Madrid, con la que ha dado numerosos conciertos en los últimos años. Por su labor al frente de dicha orquesta, recibió el Premio Liderazgo Joven 2011 de la Fundación Rafael del Pino.

DESCRIPCIÓN DEL PROGRAMA

El programa sinfónico con el que se cierra el ciclo de Cartografías del Museo Universidad de Navarra se vertebra en torno al concepto de Tierra, con toda la riqueza de profundidad y extensión que esta palabra encierra. Porque hablar de Tierra es hablar de Pueblo, de Cultura, de Tradición, de Lengua. Pero, más allá de todo eso, la Tierra hace referencia a un sustrato común que subyace en la riqueza de una diversidad constitutiva. Esta diversidad es garantía y sello de lo que nos hace humanos, seres en relación; locales y universales a un tiempo.

Las obras que conforman el presente programa planteado desde una visión transversal del concepto de Tierra- ofrecen tres propuestas muy interesantes y complementarias desde este punto de vista: la de tres grandes figuras de la creación musical que pueden ser consideradas como eminentemente nacionalistas y, a la vez, universales.

El preludio del acto II de la zarzuela El Caserío contiene algunas de las páginas más evocadoras y logradas del magnífico compositor vitoriano Jesús Guridi. La pieza arranca con un precioso czortziko , una de las danzas vascas más características, por su marcada estructura rítmica en compás de cinco partes.  Esta bellísima sección da paso a un segundo ambiente, en el que el compositor introduce de manera magistral una imitación del instrumento nacional: el txistu. Tras un pasaje de gran lirismo en el que la cuerda adquiere protagonismo, la segunda sección desemboca en la chisporroteante danza final, cerrando el preludio de manera brillante y genial. La fiesta popular, el color local, el peso y la presencia de la tradición se dan cita en estos inspirados compases, que ya han pasado a constituir una referencia en el panorama mundial de la literatura sinfónica.

El Amor Brujo de Manuel de Falla forma parte del repertorio universal por méritos propios. En esta indiscutible obra maestra reorquestada posteriormente a partir de la primera versión de 1915, mucho más limitada desde el punto de vista instrumental-, el compositor maneja los temas y giros propios del flamenco y del folclore andaluz, y los dota de una voz esencial y única. Algunas de sus páginas -como el Romance del Pescador - permiten descubrir al Falla más genial e irrepetible, capaz de crear una atmósfera transfigurada y poética con un reducidísimo número de elementos. 

Por último, la 7ª Sinfonía de Antonín Dvorák en Re menor op. 70 obra, por desgracia, tan perfecta como poco conocida del gran público-, responde al paradigma de la música local eslava. De hecho, el propio compositor se refería a ella en los siguientes términos:

«El primer tema de mi nueva sinfonía destellaba dentro de mi mente como la llegada de un tren festivo que traía a nuestros campesinos de Pest».

Con esta obra, Dvorák se propuso reflejar, de algún modo, las luchas políticas de la nación checa. Esta lucha no era sino reflejo de la propia tensión interior que el compositor experimentaba; como modo de reconciliar los sentimientos pacíficos de un humilde campesino con el sentido patriotismo de quien deseaba ver prosperar su querida nación checa.

La fascinación que el estreno de la 3ª Sinfonía de su amigo y mentor Johannes Brahms había ejercido en Dvorák, lo impulsó a trabajar en esta bellísima sinfonía fruto de un encargo de la Sociedad Filarmónica de Londres-, que poco tiene que envidiar a aquélla. Reafirmándose en la trabazón que reúne lo local y lo universal y que justifica el presente programa- Dvorák manifestaba:

«Estoy ocupado ahora con esta sinfonía para Londres, y dondequiera que vaya no puedo pensar en otra cosa. ¡Quiera Dios que esta música checa mueva el mundo!».