© Manuel Muniategiandikoetxea, Pamplona, 2015

Características técnicas

Acrílico, lápiz y rascado sobre madera (díptico)

310x366x3.6cm (310x183x3.6cm cada panel)

 

RODCHENKO ROJO, 2004 de Manu Muniategiandikoetxea

Se trata de la última obra adquirida por María Josefa Huarte y su autor es el más joven de la colección. Resume con precisión el carácter de la colección, en su fricción entre bidimensionalidad/pintura y escultura/ volumen. Además establece un fluido diálogo con las propuestas informalistas, abstraactas y geométricas que caracterizan la colección: en la dominante de rojo común, con la puntura, y en su reflexión sobre el vacío, con la escultura de Chillida y de Oteiza.

En la obra de Manu Muniategiandikoetxea pintura y escultura están al servicio de una mirada constructiva cuyo objetivo es analizar las representaciones que atañen al espacio o a cuestiones de carácter espacial. Hay un recorrido conceptual que tiende a revisar la tradición vanguardista desde una perspectiva postmoderna: una rotunda reivindicación de la puntura para abordar la escultura como arquitectura. Entre pintura, escultura y arquitectura se plantea una continuidad normalizada, que permite hablar con soltura del espacio y de cómo es percibido desde sus representaciones.

En sus proyectos, las representaciones bidimensionales, pictóricas, de construcciones, colisionan con su equivalente tridimensional, y es precisamente su diálogo lo que genera la dimensión espacial y arquitectónica.

Los proyectos de M.M se desarrollan como investigaciones visuales, y abordan obras y artistas que han tenido una relación especialmente problemática e innovadora con el espacio, asumiéndolo como una construcción y un proceso, como los constructivistas rusos y Rodchenko. Este modo de mirar hacia las vanguardias es una forma de reconectar con una cierta idea de escultura vasca que circulaba de Oteiza Badiola para situarse en el correspondiente eslabón de la cadena con una voluntad de relectura crítica de las tradiciones que dé lugar a una transformación efectiva.

El trabajo sobre Rodchenko implica una voluntad de intervenir en el espacio para transformarlo. Así la pintura aparece también como un modo de activismo.

Santiago Olmo