< Volver a la programación

Ciclo: "Las coordenadas de Oteiza en el cine" 20 abr 2015 / 19:00

Ciclo:

Ciclo: "Las coordenadas de Oteiza en el cine"



PAULINO VIOTA y MANUEL ASÍN, comisarios/ Coordina: Miguel Zozaya

ACCESO GRATUITO hasta completar el aforo Imprescindible recoger entradas en la taquilla

Presentación, por Paulino Viota

El ciclo consiste en los ejemplos que se aducen para ilustrar la conferencia "Ver el cine desde el Quosque tándem…!", programada en el seminario sobre los Huarte y el cine del día 20 de abril. Paulino Viota encuentra en ese libro de Oteiza (que considera, junto con La deshumanización del arte, de Ortega, la obra más fructífera de teoría estética que conoce en español) dos ideas fundamentales.

Una es la llamada "Ley de cambios en el arte". Para Oteiza, el arte, a través de las épocas, va sufriendo una evolución en el sentido de ganar cada vez más expresividad, buscando intensificar la comunicación, aumentar la información que proporciona, emocionar y transportar con la mayor fuerza posible al espectador. Los procedimientos artísticos se van haciendo más complicados, más variados, la impresión de realidad o de monumentalidad se acentúa, es un arte cada vez más envolvente, un arte muy activo hacia el espectador, que queda anonadado por su despliegue. Pero Oteiza entiende que eso llega hasta un punto, hasta un momento máximo y luego empieza a producirse una inversión en la tendencia. El arte, activo hasta el extremo y dejando un papel cada vez más pasivo al espectador, empieza a retroceder, a apagarse, a disminuir sus efectos. Ya no puede ir más allá en su riqueza expresiva y ahora, como la ley irrenunciable del arte es la de los cambios, de la renovación inevitable, porque si se queda estático el arte se hace academia, deja de estar vivo; reiterativo, muere como emoción o conocimiento; entonces, el arte va reduciendo sus efectos, haciéndose sugerencia en vez de afirmación, dejando cada vez más lugar a la actividad del espectador, obligando a éste a completarlo, a trabajar para darle sentido.

Fases de expresividad son, para Oteiza, el Renacimiento, el Barroco y el Romanticismo, el Expresionismo. Fases de "silencio" son Velázquez, él solo, el Impresionismo, o Mondrian, Malevich y el propio Oteiza.

La segunda idea fundamental del libro es la distinción entre dos tendencias, que se dan en todas las épocas del arte, donde siempre hay artistas que se pueden encuadrar en mayor o menor medida en una de ellas. En su polaridad extrema se podrían denominar formalismo e informalismo. Oteiza las califica bellamente como un arte de medir y otro de contar, un arte del espacio y otro del tiempo, un arte de la geometría y otro del gesto. En el siglo XX, el propio Mondrian y Jackson Pollock podrían proporcionar un buen ejemplo de los cabos de este eje.

La cuestión de la conferencia de Viota y del ciclo de cine es que estas dos ideas, que en principio son independientes entre sí, se pueden articular en una imagen que sería la de un eje de coordenadas. Dado que la Ley de cambios se da en el tiempo, en el proceso diacrónico del arte, y la polaridad formalismo/ informalismo, se da en una misma unidad de tiempo, es una distinción espacial, se podría decir, entonces ambas ideas se pueden sintetizar en unas coordenadas en las que, por ejemplo, se podría considerar el desarrollo de la Ley de cambios como inserto en el eje de abscisas y la polaridad forma/gesto inserta en el eje de ordenadas.

Oteiza utiliza en su libro ejemplos tomados masivamente de las artes plásticas y, en algunos casos, de la literatura o la música. Pero casi en ninguna ocasión se refiere al cine, seguramente porque no lo conocía bien, lo que no fue óbice para que le interesara en extremo. La finalidad de conferencia y ciclo consiste en aplicar este sistema de Oteiza al cine. Nos preguntaremos si la validez de estas ideas se extiende también a este arte, tan diferente a sus hermanas mayores.

Programa (PDF)