El Museo

Este proyecto de museo universitario, nació a partir de la donación de la colección de arte contemporáneo de la coleccionista navarra María Josefa Huarte Beaumont a la Universidad de Navarra, cuenta con un edificio en el propio campus universitario, cuyo diseño se encargó al arquitecto Rafael Moneo.

Inaugurado en 2015, dispone de 12.000 m. cuadrados de superficie en tres plantas. 

En su interior las salas expositivas y el teatro constituyen el corazón del desarrollo de un proyecto de creación, investigación, docencia y difusión que gira en torno a la colección y al diálogo entre las diferentes disciplinas artísticas 

 

La colección del Museo acoge los legados de José Ortiz Echagüe y de María Josefa Huarte Beaumont así como la Colección de Fotografía de la Universidad, conformando una colección única.  El legado de María Josefa Huarte Beaumont [1] se compone de medio centenar de obras pictóricas y escultóricas que ella ha ido adquiriendo personalmente a lo largo de los años. Esa colección incluye a algunos de los artistas más internacionales de la segunda mitad del siglo XX, autores de gran relevancia como Pablo Picasso, Eduardo Chillida, Antoni Tàpies, Jorge Oteiza, Pablo Palazuelo o Mark Rothko, entre otros.  El Fondo Fotográfico de la colección del Museo se inició con la recepción del legado de José Ortiz-Echagüe [2] al que se han sumado autores como Dolcet o Sanz Lobato, permitiendo un recorrido tanto histórico como tecnológico de la fotografía y sus tendencias desde sus albores hasta el día de hoy.

La colección ha ido ampliándose con diferentes donaciones y adquisiciones, siguiendo un ambicioso plan de desarrollo estratégico de la misma, hasta convertirse en una de las más importantes colecciones de fotografía hecha en España. Más sobre la colección.

EL EDIFICIO:

Rafael Moneo[3], único arquitecto español ganador del Premio Pritzker (1996), fue el encargado del proyecto para el que quiso dar un toque de abstracción en consonancia con la estética de artistas como Antoni Tàpies o Pablo Palazuelo y las obras de arte contemporáneo que albergará el centro artístico. El edificio ocupa el valle entre dos colinas del campus universitario, uniéndolas, por lo que su respeto e integración en el entorno donde se emplaza es una característica relevante del edificio.

En su interior, el edificio dispone de amplios espacios expositivos que conviven con un teatro, y diversas estancias con carácter más docente, como aulas o talleres y con espacios disponibles para el alquiler por parte de terceros. 

Desde el Museo, el visitante obtiene una visión panorámica de todas las facultades y centros de la Universidad de Navarra. Este hecho proporciona la sensación de que el edificio abraza todas las disciplinas, una característica que coincide con la misión del naciente museo universitario: poner en diálogo el arte con todas las ciencias.

[1] MARÍA JOSEFA HUARTE JUNTO A ÁNGEL GÓMEZ MONTORO, PRESIDENTE DEL PATRONATO DEL MUSEO TRAS LA DONACIÓN DE SU COLECCIÓN.

[2] JOSÉ ORTIZ ECHAGÜE EN SU ESTUDIO REVISANDO UNO DE SUS TRABAJOS FOTOGRÁFICOS.

[3] RAFAEL MONEO, PREMIO PRITZKER 1996, ES EL ARQUITECTO DEL MUSEO UNIVERSIDAD DE NAVARRA.


Libro "Museo Universidad de Navarra. Idea". Ver publicación.
 


Interior del Museo

Iluminación exterior del museo